El histórico pueblo en donde nació el General José Francisco de San Martín fue fundado un 4 de Febrero de 1.627 por los monjes jesuitas Pedro Romero y Nicolás Durán Mastrillo.

Yapeyú fue la capital hace más de trescientos años de esa importante civilización compuesta por los miembros de la Compañía de Jesús, Orden religiosa de la Iglesia Católica fundada en 1.534 por Ignacio de Loyola, de carácter apostólico y sacerdotal.

El fundador, quiso que sus miembros estuviesen siempre preparados para ser enviados, con la mayor celeridad, allí donde fueran requeridos por la misión de la Iglesia. Por eso los jesuitas profesan los tres votos normativos de la vida religiosa, obediencia, pobreza y castidad, habiéndose constituído en América un importante centro cuyos asentamientos principales estuvieron en Corrientes, Misiones y Córdoba en la República Argentina.

Su historia

La ciudad fue fundada como una reducción el 4 de febrero de 1627 por los jesuitas Pedro Romero y Nicolás Durán Mastrillo, quienes le dieron el nombre de "Nuestra Señora de los Santos Reyes Magos de Yapeyú o Nuestra Señora de los Tres Reyes de Yapeyú.

A inicios del siglo XVIII la población había alcanzado la cifra de 10.000 habitantes, en su mayoría con orígenes charrúas, bohanes, yaros y chandules (guaraníes de las islas), aunque predominaba la singular síntesis cultural hispanoguaranítica (por ejemplo, el idioma hablado más frecuentemente era el guaraní mezclado con el español e incluso el latín), fue en esos años que Yapeyú pasó a ser la sede superior de los jesuitas en las Misiones.

En 1651 a causa de los ataques de los bandeirantes, la reducción de Nuestra Señora de Asunción de La Cruz de Mbororé (actual La Cruz) se trasladó a Yapeyú y en 1657 se independizó nuevamente recibiendo los territorios entre el río Aguapey y el arroyo Mbocarí. Al este del río Uruguay se le entregaron tierras al norte del río Ibicuy, excepto la zona delimitada por los arroyos Parirití y Tembetarí.

La población de Yapeyú se dedicó principalmente a la explotación ganadera, a partir de ganado cimarrón capturado entre los ríos Uruguay y Paraná y por la compra de ganado correntino en 1634.

Con estos animales se formó una vaquería entre el arroyo Guaviraví y el río Miriñay, posteriormente se fundaron estancias en esa zona, como la de San Andrés en 1657 con indígenas yaros y 500 cabezas de ganado. Esta estancia-reducción fue abandonada al año siguiente y sus animales conformaron la vaquería de Yapeyú.

En 1657 fue fundada la estancia del Ibicuy en territorios actualmente brasileños, con animales de la Vaquería del Mar.

En 1694 esta estancia fue traslada hacia la desembocadura del Cuareim al ser abandonada la Vaquería del Mar y se incorporó la zona charrúa entre los ríos Queguay y Negro.

Museo Sanmartiniano en Yapeyú.

En 1703 fue fundada la estancia de San Pedro junto al río Miriñay. A partir de 1740, entre San Pedro y Yapeyú se fundaron los puestos de: San Martín (para la cría de ovejas), San José (cría de caballos), San Xavier (cría de mulas de carga), San Isidro (cría de vacas lecheras), San Felipe (cría de bueyes) y los de San Alonso y San Jorge para la cría de yeguas.[1]

Por Real Cédula del 27 de febrero de 1767 el rey español Carlos III ordenó la expulsión de la orden jesuítica de todas las posesiones españolas la cual se llevó a cabo en 1768.

Casi inmediatamente la zona entró en decadencia económica, las misiones fueron secularizadas y Yapeyú era uno de los treinta pueblos de las misiones guaraníticas.

Divididas (las misiones) al principio en dos gobernaciones, se reconcentró más tarde en un solo gobernador en lo político y militar y un administrador general en lo económico, con tres tenientes gobernadores auxiliares de uno y otro, cada uno de los cuales tenía a su cargo un departamento.

El tercero de estos departamentos se componía de los pueblos de La Cruz, San Tomé, San Borja y Yapeyú, del cual el último era la capital y le daba su nombre.

En 1774 don Juan de San Martín desempeñaba el puesto de teniente gobernador del departamento de Yapeyú, siendo a la sazón gobernador de toda la provincia de Misiones el capitán don Francisco Bruno de Zabala.

Juan de San Martín amplió la jurisdicción de Yapeyú hasta el arroyo Yeruá (al sur de Concordia), que hasta entonces llegaba hasta el Río Miriñay. En esta región restableció la Ruta al Salto mediante la cual se enviaban a Buenos Aires para su comercialización los excedentes de yerba mate, algodón, tabaco, grasas y cueros.

Además fundó las estancias de La Merced (hoy Monte Caseros), San Gregorio (cerca de Mocoretá), Concepción de Mandisoví (cerca de Federación) y Jesús del Yeruá (un poco al sur de Concordia). Afianzando la ruta comercial del río Uruguay que debía saltar los escollos del los saltos Chico y Grande, para lo cual reactivó el puerto de San Antonio del Salto Chico.

En 1778 en esta población nació el general argentino José de San Martín hijo de Juan de San Martín. A partir de 1801 y tras la invasión de las Misiones Orientales por parte de los bandeirantes, Yapeyú no sólo perdió sus distritos al este del río Uruguay, sino que padeció las continuos ataques portugueses y luego brasileños.

De este modo, tras las derrotas sufridas por Andrés Guazurary y José Gervasio Artigas, la ciudad de Yapeyú quedó reducida a ruinas después de ser saqueada y arrasada por los lusobrasileños durante la invasión que se prolongó entre 1816 y 1821.

La principal desvastación la llevaron a cabo las tropas al mando del coronel Chagas en 1817. Después de la segunda mitad del siglo XIX, al estabilizarse las fronteras internacionales, la población resurgió muy lentamente teniendo hasta mediados del siglo XX el nombre oficial de San Martín.

En el año 1830 quedó formalmente incorporado el pueblo a la provincia de Corrientes y en 1860, el gobernador José María Rolón, cumpliendo con el mensaje dirigido por su predecesor Juan Pujol, el 20 de agosto de 1859, dispuso el restablecimiento del pueblo de Yapeyú, determinando la planta Urbana y los ejidos y denominándolo San Martín. Más tarde pasó a denominarse nuevamente Yapeyú.

El 13 de febrero de 1860 comienza a repoblarse el pueblo con la llegada de colonizadores franceses y suizos que llegaron a Corrientes para poblar la colonia Santa Ana, cerca de la capital provincial.

Yapeyú antaño fue también el nombre del pequeño río que ahora se conoce como Guaviraví.

Actualmente, con casi seis mil habitantes, esta localidad correntina es gobernada por su intendente Gustavo Adán Gaya, quien fue reelecto para un nuevo mandato al frente del municipio, cumpliendo con un plan de trabajo y actividades que tienden a mejorar, refaccionar y ampliar a su pueblo, poniéndolo dentro del marco turístico que merece tener, por la importancia histórica y trascendencia del mismo

Compartir esta nota en FaceBook