Ernesto Sanz: En primer lugar, más de 750.000 veces gracias

¡VAMOS A CAMBIAR!

Cuando uno compite en unas elecciones siempre desearía haber tenido más de lo que tuvo. Pero hoy pienso en los hombres y mujeres que ayer se acercaron a una urna para darme su confianza y su voto. Cada uno de ellos tiene un valor inmenso para mí y siempre los llevaré en mi corazón.

Hace cuatro años la elección presidencial se resolvió en las PASO. El kirchnerismo sacó casi 40 puntos de diferencia y lo demás fue un trámite.

Hoy la situación es muy diferente.

Aquellos 40 puntos se han quedado en 8 y seis de cada diez argentinos han votado a las candidaturas de la oposición.

Hay una alternativa de poder llamada Cambiemos con un candidato, Mauricio Macri, que ayer ganó la interna limpiamente y al que vamos a bancar para que sea el próximo Presidente de la República, haciendo honor a nuestros compromisos políticos.

Y lo más importante de todo, el sueño del cambio está muy vivo y puede hacerse realidad en octubre. Hay esperanza para la Argentina.

Con las PASO de ayer logramos equilibrar la política argentina. Se acabaron las hegemonías aplastantes de aquellos que sólo entienden la política como ir por todo y quedarse con todo. Y además, se abrió la puerta a la alternancia en el poder, sin la cual la democracia no respira.

Pero sólo hemos recorrido una parte del camino. Ayer recién abrimos la puerta del cambio. Falta lo más importante, pasar la puerta y conquistar un nuevo tiempo para nuestro país. Esa es nuestra tarea a partir de hoy.

El radicalismo fue decisivo para construir Cambiemos. Ahora vamos a ser decisivos para que Cambiemos gane en octubre y que la Argentina tenga un gobierno nuevo y distinto. Nuestra hoja de ruta no termina hoy, sino que recién empieza ahora. Ahora es cuando el proceso de cambio tiene que acelerarse.

Ayer miles de candidatos radicales compitieron en todo el país y en todas las categorías. Ganamos en Mendoza, y encabezamos el triunfo en dos provincias muy especiales: el Jujuy de Milagro Sala y la violencia institucionalizada y Santa Cruz, la casa matriz del kirchnerismo.

Así, nuestro partido tendrá más gobernadores, más intendentes y más legisladores, que además de ser radicales, son del cambio, de la república y del progreso decente.

La UCR volvió a ser el gran partido federal y nacional que siempre fue. Estoy, otra vez y siempre, orgulloso de mi partido. La historia nos hace únicos y el futuro nos hace imprescindibles.

Adelante, radicales. Adelante, Argentina.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter